Para ti que eres viejoven, hoy… SNAPCHAT

By Lunes, octubre 19, 2015 0 No tags Permalink

Vistes con tejanos, llevas unas Nike último modelo, incluso puede que practiques skate o surf. Estás todo el día enganchado a Whatsapp, vas a festivales de música, ilustras tu vida en Instagram y comes hamburguesas. Te crees muy joven, ¿verdad? ERROR. Los jóvenes de verdad, los nativos digitales, los que todavía tienen acné y huyen de los puretas como de la peste, tienen una logia digital, una hermandad de la cual tú, viejoven, estás excluido. Estamos hablando de Snapchat.

Lunes de la semana pasada. Me encuentro haciendo cola en el restaurante-cantina donde comemos en mi empresa. Delante de mí hay una colegiala adolescente con uniforme  y móvil en mano. Abre Snapchat y le empiezan a aparecer decenas de fotos capturadas esa misma mañana, de instantes de las clases tomadas ese mismo día: el ‘compi’ dormido, el profesor despistado, la ‘compi’ que enseña más cacha de lo normal, el empollón atento… Todas ellas ilustradas con textos y emojis a modo de pie de foto. Las fotos tienen una especie de cuenta atrás, y en pocos segundos desaparecen para siempre.

Pero esto que es… ¿¿¿Pero esto que es??? (en plan Matías Prats)

En ese mismo momento, yo, habituado a dar lecciones de cómo utilizar las redes sociales, me siento desnudo, un frío me recorre la sien y de repente me imagino en la cola del paro mientras risas de adolescentes procedentes del Apple Store me señalan con el dedo riéndose a carcajada limpia. Definitivamente estoy ‘out’, estoy fuera de lo que ‘mola’ entre la gente joven. Pero me niego a ello, y rápidamente me descargo Snapchat del Apple Store. ‘Buscando amigos…, ‘0 resultados’. Definitivamente ya no soy joven. Drama.

Pero, ¿qué es Snapchat?

Snapchat es el patio de recreo de la juventud de hoy en día. Después de que las hordas de puretas invadieran Facebook (hoy en día hasta mi madre está ahí y me pregunta por qué posteo según qué), después de que periodistas, graciosillos y líderes de opinión poblaran Twitter, y ahora que Instagram ya ha caído del bando de la publicidad y de las cuarentonas fans de Mr.Wonderful, Snapchat es el último reducto de la juventud donde sentirse a salvo de las miradas cotillas de progenitores y seniors. Y es que su principal activo, y uno de los motivos de su fulgurante éxito, es el carácter efímero de todo lo que se comparte allí. Cuando las madres aprovechan por la noche para cotillear los smartphones de sus retoños ya no hay ni rastro de todas las fechorías que han hecho durante el día. Crimen perfecto (¿alguien ha dicho ‘sexting’?). Más seguro que la intranet del Pentágono. Y sin problemas de ‘llegando al límite de espacio permitido’ por culpa de una fototeca más grande que la biblioteca de Alejandría.

snapchat

Pero una vez instalado… ¿cómo se usa?

Ya has descargado Snapchat, abres su interface y… ¡sorpresa! No tienes ni idea de cómo se usa y te sientes obsoleto como el robot de Cortocircuito comparado con el T-1000 de Terminator. O aún peor, te sientes ya ‘padre’ o ‘madre’ aún sin tener descendencia. Así que para describir cómo funciona vamos a recurrir a la sacrosanta Wikipedia:

“Snapchat funciona de forma similar a una app de mensajería instantánea, permitiendo añadir contactos y enviarles mensajes en forma de fotos o vídeos. La principal diferencia es que tú seleccionas el tiempo que el receptor podrá ver ese mensaje (de 1 a 10 segundos) antes de que desaparezca.

Es decir, mandas tu foto, la editas si quieres (puedes ponerle algún filtro, añadirle un pequeño texto o dibujar encima) y la mandas a quien quieras especificando el tiempo que podrá acceder a ella. Después al usuario se le notifica que tiene un mensaje y puede verlo presionando sobre el mensaje.” (Wikipedia dixit)

Snapchat es una oda a lo efímero, una patada de la generación milenial a ese afán de ‘acumular recuerdos’ de las generaciones precedentes. Carpe Diem, la vida son micromomentos que compartir con tus amigos sin ánimo de trascender. Snapchat también es una liberación de la pose y premeditación de Instagram. El contenido que se comparte no tiene un ‘behind the scenes’, es crudo, sin artificios, como la vida misma, sin afán de ego ni recompensa mediante ‘like’.

Y por si fuera poco, el equipo de Snapchat ha hecho, según mi punto de vista, la revolución periodística más silenciosa y rompedora del Siglo XXI. Conscientes que las generaciones de nativos digitales aborrecen los periódicos online, los artículos de más de tres párrafos y los textos de más de 140 caracteres, los chicos de Snapchat se han asociado con los principales medios de noticias y contenidos del mundo (Vice, CNN,  National Geographic, Cosmopolitan, ESPN…) para crear Snapchat Discover, un apartado de la app donde dichos medios publican noticias en un formato que combina vídeo, gráficos en movimiento y titulares: la nueva forma de atraer al público joven para el que los periódicos digitales son cosa de mayores aburridos. Al mando de dicha revolución han colocado al periodista de la CNN Peter Hamby. Además de Snapchat Discover, la plataforma permite seguir eventos en vivo mediante la recopilación de contenido que cuelgan los usuarios sobre el mismo. Así pues, se puede seguir un festival de música en directo desde un plano subjetivo a partir de los miles de vídeos y fotos que cuelgan los usuarios del mismo.

snapdiscover

Y las marcas, por supuesto, ya están intentando colonizar este canal. Casas de moda como Victoria’s Secret, Burberrys o Michael Kors utilizan la red social para mostrar el ‘backstage’ de sus desfiles. Festivales como Sónar ya incorporan Snapchat a su roster de redes sociales, las hermanas pequeñas Kardashian lo han convertido en su patio de recreo, toda blogger que se precie ya tiene abierto un perfil en este canal… y hasta un cirujano plástico de Miami (@therealDrMiami) comparte pequeñas dosis de sus operaciones que le han reportado gran popularidad y una agenda llena hasta el año que viene gracias a sus efímeras fotos de mujeres abiertas en canal, implantes de silicona y caras con más puntos que la Travel Club de un camionero.

Hace algunos meses un reputado profesor cuarentón de Marketing Digital de Barcelona desaconsejaba la incorporación de Snapchat en los planes digitales de las compañías que querían llegar a un público joven debido a su poca penetración en nuestro país. Esta es la señal para descargar Snapchat antes de que sea mainstream y colonizado por las marcas más aburridas del planeta. Cómo decía Roisín, ‘the time is now’. Es hora de mirar a tu primo adolescente cara a cara y decirle “hey, yo también molo (emoji guiño ojo + corazón amarillo + cuenta atrás 5 segundos)”.

snapsex

 

 

Aún no hay comentarios.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *